Áreas de Oportunidad (14.14)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Hay una frase del dominio popular que pregona que: “El Amor se acaba”, pero si lo analizamos un poco mejor, nos daremos cuenta de que lo que se acaba es la pasión y el enamoramiento, los cuales están basados solo en la apariencia física, la cual es una base muy endeble, relacionalmente hablando.

Y esto no lo decimos nosotros, simplemente es un hecho de la sabiduría mundial que la apariencia física se va deteriorando con el tiempo y si no trascendemos al “Plano Espiritual” de la relación, ésta se verá afectada y tenderá a terminarse.

Como lo hemos pregonado en ocasiones anteriores, están posteados en una de las páginas superiores en este blog “Los Postulados de Oro del Amor Verdadero”, los cuales son una propuesta nuestra para motivar a las parejas a que se comporten de cierta manera que les asegurará el éxito en su relación.

Uno de estos Postulados nos dice que debemos asegurar y aspirar a: “Pasar al plano espiritual lo más pronto posible para asegurar una relación de Almas, aquí en la tierra”.

Estos Postulados se llaman del “Amor Verdadero”, porque precisamente solo podrán ser llevados a cabo, defendidos y sostenidos por “Hombres y Mujeres Verdaderos”.

Y ¿Qué se necesita para ser un Hombre y una Mujer Verdaderos? Pues simplemente mantener y fortalecer las cualidades específicas de su incólume y orgullosa sexualidad.

Todos sabemos cuáles son las características intrínsecas de “Ser Hombre” y de “Ser Mujer”, y para tener una idea un poco más clara a lo que nos referimos, les recomendamos volver a leer las lecciones # 11.17 y #11.18.

Por la Naturaleza Humana y por mandato Divino, sabemos que la Familia solo podrá ser constituida por Verdaderos Hombres y Mujeres. Cualquier otra variación mundana que se quiera promover será una aberración.

Hombre y Mujer Comprometidos: ya encaminados por esta Decisión que han tomado, tienen una gran e importante misión por defender y difundir, “Ser portavoz de la esencia de ser Hombres y Mujeres Verdaderos, lo cual dará por resultado la preservación de la Familia, como fin común edificante y trascendente”.

Es un hecho real que somos diferentes, pero siendo más las compatibilidades, ¡Vale la pena luchar y seguir!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Mio Jesucristo, te quiero confesar que Yo como Hombre que soy, amo profundamente a mi Mujer. A la vez queremos pedirte que nos ayudes a darnos cuenta en todo momento que, aunque pensamos, sentimos y somos diferentes, nuestro Amor más la Comprensión y Aceptación, deberán ser suficientes para vencer cualquier diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.