Transformación (17.6)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

La Victoria del Orgullo en la relación de Pareja. Esta es otra consecuencia de los Distanciamientos en el Matrimonio.

Iniciemos esta lección dando una definición de “Orgullo”: el cuál es el exceso de estimación hacia uno mismo, por lo cual la persona se cree superior a los demás.

El permitir los Distanciamientos físicos, emocionales y espirituales en Nuestro Matrimonio, es lo mismo que permitir que el Orgullo florezca en nuestro Matrimonio, lo cual es un lujo que no nos podemos dar. Pues el Orgullo no nos dejará:

–Animar, motivar y felicitar a nuestro Cónyuge.

–Demostrar nuestro Amor, pues atará nuestra voz y nuestras acciones positivas y entusiastas.

–Darle la plena Confianza a nuestro Cónyuge para que adquiera una seguridad en sí mismo(a), a prueba de cualquier adversidad.

El Matrimonio no es nunca un bonito regalo que se entrega a los Esposos al final de la ceremonia nupcial. Es algo que los Cónyuges construyen acercando sus manos, acercando sus mentes y acercando sus espíritus, día a día trabajando con dedicación y sacrificio.

–Dedicación mutua pensando primeramente en el bienestar de la Familia.

–Sacrificio mutuo actuando prioritariamente por la Felicidad de la Familia.

En el Matrimonio, NO existe un modo «acertado» o un argumento «vencedor»: cada uno tiene derecho a tener su punto de vista. Recordemos que los dos Cónyuges están juntos NO para entenderse, sino para ofrecerse ayuda mutua y realizar su misión de mejorar.

–Ayuda mutua considerando principalmente el éxito de toda la Familia.

–Misión mutua planeando sinceramente el cumplir con los proyectos Familiares.

Como cualquier proyecto que valga la pena, los proyectos Conyugal y Familiar, implicarán también esfuerzo, tiempo, dedicación, paciencia, compromiso, ilusión, estudio, proyección de futuro, balances continuos, rectificaciones, alegrías, tristezas, logros y fracasos, muchos cuidados y previsiones.

Y todas estas labores llevan implícito una “Labor de Acercamiento” entre los miembros de la Familia, especialmente de los Cónyuges, olvidándonos en todo momento de las razones propias, resaltando las razones conjuntas y buscando y defendiendo el bien común.

Hombre y Mujer Comprometidos: el éxito Matrimonial, Conyugal y Familiar sin lugar a dudas es el resultado del desinterés propio. Haciéndolo por Amor, estaremos concentrados en el bienestar de la Familia. Haciéndolo por  Orgullo, estaremos sepultando la Unidad Familiar.

¡Un nuevo día y como pareja una nueva oportunidad para salir victoriosos de los afanes adversos!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesús y Padre Nuestro, te consagro nuestra Vida Matrimonial, permíteme hacer uso de mi Madurez para que de mi boca salgan solo expresiones de Amor para mi Cónyuge y que todo mi cuerpo sea un refugio digno para recibir cuantas veces sea necesario a mi Cónyuge para reconfortarlo(a) y poder seguir juntos en la lucha diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.